NOTICIAS DE LOS PERIODISTAS DE GUANAJUATO







PEMEDUODET (Programa Municipal de Ordenamiento Territorial).





Foto by: periodistasdeguanajuato.com



02-09-2020
Hace pocos días se presentó al Ayuntamiento el PEMEDUODET, que por supuesto fue votado en contra, fueron 8 los votos en contra, entre ellos dos de los panistas que se supone son del equipo que el Alcalde Alejandro Navarro llevó en su planilla y que colocó en el Ayuntamiento 2018-2021.

Era de esperarse que los tres votos de MORENA, lo hicieran en contra, ya que ellos todos, absolutamente todo, emiten su voto en contra de los panistas, tengan o no razón en los planteamientos y que en su mayoría, emiten su voto contrario a los de los panistas, porque desconocen siquiera de que se trata el mismo voto.

Aunque en el caso del PEMEDUODET, Oscar Aguayo recriminó que no le hubieran entregado el proyecto para revisarlo a detalle personalmente, ya que no cree en las decisiones de los expertos que lo realizaron, entre ellos académicos de la Universidad de Guanajuato y de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Después de que el Secretario del Ayuntamiento, Héctor Corona León, explicara a Oscar y a otros integrantes del Ayuntamiento los procedimientos legales que se deben de seguir y que se siguieron al pie de la letra como lo marca la Ley Orgánica, La Síndico en forma despectiva, autoritaria y en su desconocimiento de los procedimientos, pidió una moción de orden para que el Secretario no estuviera interviniendo en la discusión que se llevaba a cabo entre los regidores, sindicos y Alcalde por aprobar o no el PEMEDUODET.

Cabe hacer mención, que la Sindico del PAN, es esposa del Líder Estatal del Partido de la Revolución Democrática, Sealtiel Ávalos Santoyo, y hermana del Ex Alcalde de Guanajuato del Partido Revolucionario Institucional, Edgar Castro Cerrillo. Lo anterior para determinar la ideología política e idiosincrasia formada por la Síndica del Ayuntamiento de Guanajuato. Y que entre otras cosas no es de Guanajuato, es Celayense, solo como breviario cultural.

Otra de las regidoras del PAN que voto en contra, es Cecilia Pols, ella si panista de corazón y convicción, pero perteneciente a una corriente de los azules, totalmente contraria a la de Alejandro Navarro, por lo que se explica ampliamente estar en contra de todas las acciones que emprenda el primer mandatario municipal.

Pero la realidad de este plan de ordenamiento urbano ecológico, es la siguiente, los cambios de uso de suelo que se pretenden dar para tratar de poner algo de orden al crecimiento sin rumbo que tiene la parte sur de Guanajuato y que incluso, ya se piensa en pedir se le denomine el Municipio 47 de Guanajuato, al contar con más de 100 mil habitantes, tener mayor población que la misma cabecera municipal de la capital del Estado y estar totalmente independiente de los proyectos en el Ayuntamiento que está pensado para una población menor a los 80 mil habitantes. Guanajuato ya casi llega a los 200 mil habitantes con la zona sur.

En este lado de la ciudad, hace algunas décadas, el entonces Gobernador Interino, o propuesto, o acordado, o pagado como deuda de una elección perdida, Carlos Medina Placencia, presentó un programa integral de crecimiento para la zona sur, que incluía desde fraccionamientos de gran lujo, fraccionamientos populares, klosters, hasta campos de golf, ciudades deportivas, universidades, plazas comerciales y demás, y fue tachado de loco y demente.

Hoy la zona sur comprende exactamente lo que Medina Placencia pronosticaba pasaría, pero sin orden, sin control, sin servicios, sin visión ni siquiera al presente y si con la gran problemática de manejar una nueva ciudad sin recursos públicos, sin conocimiento de lo que está pasando y sin interés por corregirlo.

Lo que el Ayuntamiento voto en contra y que se ufanan de haberlo hecho, como si hubieran recuperado el penacho de Moctezuma, es que se ha desprotegido la zona sur, más de lo que ya estaba, pero además, se deja en completa indefensión, la lucha por hacer de la Bufa, lugar de los guanajuatenses, ya que en la actualidad rige el Plan de Ordenamiento del año 2012, donde se ratifica el uso de suelo habitacional, comercial y urbano a muchas de las zonas que los guanajuatenses pretenden sean zonas protegidas y ecológicas y que además, todos esos terrenos, que han dejado a la deriva, tienen dueños particulares y dentro de la Ley, que en cualquier momento pueden hacer valer la Ley y construir desde hoteles, fraccionamientos, plazas comerciales o centros nocturnos o antros, como la nueva juventud los conoce.

Pero los que votaron en contra ahora salen en las redes sociales tratando de convencer a los guanajuatenses que lo hicieron por el bien de todos, porque así protegen el patrimonio de todos los guanajuatenses, después de que se gastaron varios millones en la elaboración del PEMEDUODET, y casi dos años, y además, se demerita la opinión de los expertos que participaron en la elaboración del mismo con argumentos que no tienen fundamento ni conocimiento.

Lo poco que conozco del dichoso plan, tiene características que posiblemente afecten a familias poderosas y beneficien a otras, pero en realidad esto es una lucha entre familias pudientes y nada que ver en la protección de los guanajuatenses, ya que ni siquiera se ha determinado cual es en realidad el patrimonio de los cuevanenses, porque la Cueva, La bufa, Los Picachos y el cerro del Hormiguero no lo son, esos sitios tienen dueños, y muy, pero muy pocos dueños.

El objetivo de algunos ecólogos y ambientalistas que debería tener el PEMEDUODET, era crear más espacios verdes en la zona sur, parques públicos sin costo al público, ciclovías, centros culturales al alcance de toda la población y por supuesto, respetas las áreas donde se han descubierto zonas arqueológicas y donde se construyen actualmente fraccionamientos habitacionales al por mayor.

Se esperaba del PEMEDUODET, que se declarara la Buga, Los Picachos y el Hormiguero, zona de protección ambiental, porque Área Natural Protegida ha sido descartado por el Gobierno del Estado al no tener ningún acervo cultural o ningún valor de ninguna especia para todos los guanajuatenses, sino que tiene valor únicamente para los cuevanenses y por lo tanto a lo más que se puede aspirar es a nombrarlos zonas de protección Ambiental y Cultural, lo que deja a los propietarios en su derecho de construir, aunque en menores proporciones como lo que está pasando en el sur.

En resumen, el voto en contra del PEMEDUODET, no es más que la demagogia política que se desarrolla dentro del Ayuntamiento de Guanajuato, por los pocos escaños políticos para las elecciones del 2021 y que no les tocará de nuevo como les tocó en el 2018.

La lucha por seguir en el orbe de la política municipal es grande y se pelea a sangre y fuego, sin importar, los intereses de los guanajuatenses y menos, por la protección del patrimonio de los cuevanenses que repito, cual es ese patrimonio?











.