NOTICIAS DE LOS PERIODISTAS DE GUANAJUATO







Inundaciones, naturales o articuladas.

Salamanca el mejor ejemplo.




Foto by: periodistasdeguanajuato.com




05-10-2021


Cuando se habla de las inundaciones de campos y ciudades, de inmediato nos remitimos a las lluvias y fenómenos naturales, desborde de ríos y taponaduras en las alcantarillas.

La realidad puede ser otra muy diferente. En Salamanca Guanajuato por ejemplo, el río Lerma que es el río más grande y caudaloso que pasa por la ciudad, nunca por el exceso de lluvias sube tanto de nivel, como para desbordarse, la sociedad no es tonta y sabe perfectamente hasta donde llega el nivel y ahí se establecen.

Pero porque entonces las inundaciones en esta ciudad en particular, que no exime de que pase lo mismo en otras ciudades, como recientemente en Tula, Hidalgo;

La lluvias con gran afluencia, sobre todo en las sierras, dejan bastante agua en las presas de las diferentes ciudades y estados, mismas que cuidadosamente se planearon donde convergen los caudales llamados ríos, para diversas utilidades, como abastecimiento a ciudades para consumo humano, o para el riego de los campos y al final para el beneficio de los humanos.

Las Presas entonces, tienen un nivel de llenado máximo, donde siempre deben estar, no deben estar arriba porque entonces habrá problemas como el rompimiento de las cortinas que soportan el agua y de ceder, podrían causar miles y miles de muertes y otros tantos daños incalculables.

Pero arriba de ese nivel de 100 por ciento de la presa, hay otros dos niveles, uno de alerta, que pone a las autoridades en aviso, y a tomar medidas de desague, por medio de compuertas que todas las presas tienen, por donde se deja salir el agua cada ves que se requiere para mandarla a los campos y sistemas de riego.

El este primer nivel, se deja salir el agua, con los cuidados de no elevar los canales y ríos por donde este líquido va a viajar, siempre con controles precisos y exactos, además de los rumbos que deberán tomar, para eso los canales de riego que con compuertas dan dirección de esta agua.

El tercerl vile, arriba de este de alerta, es el último de alta emergencia, cuando el nivel del agua llega a este nivel, se deberá dejar salir el agua a toda su capacidad y en el menor tiempo posible.

¿Porque el agua podría llegar al tercer nivel? Por la gran cantidad de lluvias y en cortos lapsos, lo que hace que la entrada de agua a las presas sea con mayor cantidad que la salida controlada y sin riesgos.

El caso de la Presa Solis, situada en el cause del Río Lerma en Acámbaro Guanajuato, es la presa que dota de agua a municipios como Celaya y Salamanca, entre muchos otros, y el agua de esta presa es principalmente para uso de riego agrícola en esa región.

El Río Lerma, nace en Almoloya del Río en el Estado de México y cruza el Valle de Toluca, Querétaro, Guanajuato, Michoacán hasta llegar al Lago de Chapala en el Estado de Jalisco.

Al dejar salir el agua de la Presa Solís, se puede mandar por los canales que llegan a los campos de Celaya, cruzar la ciudad y terminar más allá. O podrán ser desviadas antes de llegar a Celaya, para tomar por Salamanca y cruzar por la parte de atrás de la ciudad, aunque un tramo de cruza cerca del centro histórico de esta ciudad, hasta llegar, pasando por campos de cultivo, hasta el Estado de Michoacán.

Así, los encargados del manejo de las aguas de riego, que es el Gobierno Federal, en acuerdos con los Gobierno Estatales, toman las decisiones, en caso de emergencia, que es cuando el agua de esta presa esta en el tercer nivel, por donde se mandará el agua, que en este caso, de extrema emergencia por la cantidad de agua, subirá el nivel del Río Lerma, muy por encima de lo que el río aguanta.

Las autoridades, son entonces las que deciden por que rumbo se irá el agua y en consecuencia, que lugares y ciudades serán inundadas.

El caso de Tula recientemente, fue desalojada con el pretexto de las fuertes lluvias y las inundaciones que se estaban dando y que ponen en riesgo a las familias cercanas al río, y es que el nivel promedio del cauce del río es de 5 metros, pero la cantidad de agua desalojada de la presa cercana a Tula, haría que este nivel llegara incluso a los 8 metros de altura. Por eso el desalojo de la ciudad aún y cuando ya no estaba lloviendo.

En Salamanca en la época del Gobernador Juan Carlos Romero Hicks, hoy diputado federal por Guanajuato, la Presa Solis estaba en gran peligro, ya que el agua estaba muy por encima del tercer nivel y habría que abrir las compuertas a toda su capacidad, y en menos de 5 horas, el agua llegaría o a Celaya, o a Salamanca.

Había que tomar la decisión del rumbo que tomaría el agua y por supuesto los daños. En ese entonces el Gobernador preguntó a los expertos, ¿por Celaya habría muertos? y la contestación fue contundente, “miles señor Gobernador”. “Y por Salamanca? Preguntó el funcionario, “por Salamanca se puede desalojar a toda la población y evitar fallecimientos, aunque las perdidas en los campos agrícolas de Salamanca y hasta llegar a Michoacán serían incalculables, lo que a Romero Hicks no le importó y decidió que el rumnbo fuera Salamanca, al tener la posibilidad de mo perder ninguna vida humana.

Así el agua a través de los canales de riego se mandó por Salamanca donde las inundaciones de miles de casas, fue un hecho, al agua llegó a más de 7 metros de altura en muchos fraccionamientos, pero no se contó a ningún fallecido por esta decisión.

En ese entonces se le avisó a la población de esta decisión tomada y el porqué, pero en otras ocasiones y lugares, antes y después y en las actuales, nunca se le dice a la población la realidad y se le echa la culpa completa a las lluvias, ningún funcionario responsable, admite que son ellos los que toman la decisión de inundar sus casas y poner en riesgo la vida de sus familiares, por no pagar el riego político.

Actualmente la mayor parte de las presas en México están ya arriba del limite normal permitido, el primer nivel, y muchas ya en los otros dos niveles, como actualmente en Tula, y en Salamanca, esta última porque seguramente la Presa Solís ya esta desaguando este líquido, con esa dirección, pero no se avisa y ni mucho menos se toma la responsabilidad de decirle a la población lo que sucede y menos lo que está por suceder, todo se lo adjudican al desastre natural y que por cierto, en la administración de López Obrador, no se cuenta con recursos económicos para apoyar a las familias en desgracia.











.